Crónicas de nuestro tiempo

La dictadura Zapatero/Sánchez/Conde-Pumpido

Jesús Peral
photo_camera Jesús Peral

Vaya por delante una reflexión; Nos queda poco más de 3 años, para volver a unas urnas amañadas, con la tercera república instaurada o en fase de construcción.

Cuando esto suceda, los conservadores de derechas, principios y respeto, hemos de hacerlo defendidos por un líder de la oposición que no nos vilipendie burlándose de nosotros en beneficio de un silencio temerosamente vendido.

Hemos visto en el curso de la última década, como Felipe VI, a instancia de su esposa, la reina republicana, Doña Leticia, echó a su padre de España. Felipe, permitió el desprecio de su esposa Leticia hacia la reina madre doña Sofía en actos públicos; la entrada y salida de su suegra en la Zarzuela mientras se vetaba a Doña Sofia. También hemos visto la sumisión del monarca a Pedro Sánchez y las vejaciones de Pedro Sánchez al monarca; así cómo también hemos visto y oído los insultos y calumnias  de los miembros del gobierno a un Emérito libre de imputaciones judiciales, junto con el silencio del monarca a las humillaciones anticonstitucionalistas.

Durante la celebración de los 10 años de su reinado, el rey Felipe VI, no invitó al acto institucional al ganador de las últimas elecciones y líder de la oposición, Núñez Feijoo, siguiendo el mandato leticiano para no disgustar al dirigente dictador. Y todo ello, salpicado por la evidencia de días contados, hasta que Sánchez decida cuándo deja de necesitar el paripé de la monarquía para que le siga encubriendo su dictadura.

Para ir entendiendo el mensaje de este artículo, hemos de analizar 3 vertientes y una conclusión.

La primera vertiente, ya se ha expuesto en cuanto a una monarquía que solo sirve como tapadera de un gobierno en fase de dictadura comunista a la bolivariana, capitaneado por tres golpistas a la democracia, salvo que el monarca imponga el mando, agenda y carácter de Estado para dejar de actuar como notario al dictado.

La segunda vertiente, resalta la debilidad manifiesta del líder de la oposición, Núñez Feijoo. Por ejemplo, cuando nos enteramos que  no quiso asistir a la entrega del premio a Milei, en la Comunidad de Madrid, siguiendo la recomendación de sus mediocres a instancia de Bolaños, como una más de las desafortunadas decisiones de Feijoo que pone de manifiesto un temor a la carta que contra él, oculta Sánchez.

No tiene sentido que Feijoo eluda recibir a un jefe de gobierno libertario del ala de su partido (aunque Feijoo no quiera reconocer el marco del PP, por su terquedad  socialdemócrata) que acude a recoger un premio que le otorga la presidenta regional de Madrid, y líder del pensamiento liberal/conservador. ¿A qué tiene miedo Feijoo? Muchos sabemos cuál es el temor de esa mochila desconocida por la mayoría, con la que nos llegó para sustituir a Casado.

Nuñez Feijoo, declaró, que en el pasado, más que con la derecha de Alianza Popular, comulgaba con el socialismo de Felipe González que fue a quién votó. En Galicia, como presidente de la Xunta, ganó las últimas elecciones escondiendo las siglas del PP. Feijoo, en Galicia, permitió la discriminación separatista de rotular sólo en gallego. Feijoo, con su ruptura por la reforma de los delitos de sedición y malversación, facilitó la presidencia al Constitucional de Conde-Pumpido, sin ninguna concesión a cambio. A su vez, el Pp de Baleares, con la anuencia encantada de Feijoo, aprobó una subvención para rotular en catalan, con los votos a favor de la oposición de izquierdas, Psoe, Més y el PI, rechazada por Vox, socio de gobierno del PP, a quien no escuchó.

Parece ser, que en las encuestas de algunos medios, la popularidad de Feijoo ha descendido notablemente por el protagonismo de Ayuso, lo cual nos mostrará a un Feijoo en progresivo desmarque de la indiscutible líder, y de la afilada transparencia de Cayetana, volviendo a aparecer la sombra de Casado, que esperemos que no sirva para mal vender el CGPJ, como se hizo con el Tribunal de cuentas.

Últimamente, venimos percibiendo en Díaz Ayuso, un coraje de efecto rebote, reflejo de un abatimiento desincentivado por un presidente del PP, desorientado. Ayuso, presenta una imagen de combate y oposición cada vez más aguerrida, donde con sumo respeto a quien no se le oye defenderla para no disgustar a la banda Zapatero/sanchez/Conde-Pumpido, preserva con virtuosa valentía los postulados fundamentales de quienes defendemos la ley, el orden, la patria y la Constitución.

La tercera vertiente antes de la conclusión, lo configura una parte de la Europa harta de una inmigración ilegal, cuyos tentáculos se extienden en todas direcciones invadiendo nuestra cultura, derechos, arraigo, valores, seguridad y futuro (.!.) de la mano escandalosa del colectivo lobby de  lbgtiq+ amparado por los socialdemócratas de ala izquierda que sin intención pero con estrategia a corto y medio plazo, están destruyendo nuestros países en pro de un placebo compasivo que les genera negocios millonarios más cerca de una utopía destructiva que del progreso.

LA CONCLUSIÓN, se desprende de la reflexión sobre qué futuro queremos dejar a nuestros hijos y nietos. Una España en manos de gente que habla claro fuerte y sin remilgos, como Ayuso, Cayetana, Abascal y Alvise, o con políticos que pensando solo en caladeros de votos resentidos, compadrean con rivales de boquilla y ceden derechos por sus complejos.

Meloni, Le Pen, Milei, Abascal, Ayuso, Cayetana, Alvise, Bukele, Orban y otros muchos más, saben que los nacionales somos primero; los raritos no cuentan, y nuestra agricultura, ganadería, industria, comercio, turismo,  autónomos, costumbres, valores, festejos y principios esenciales, son nuestra Entidad.

Por consiguiente, estemos muy atentos a tres personajes que van a marcar el triunfo o fracaso de la dictadura, Zapatero/Sanchez/Conde-Pumpido, que si nada lo impide, pasarán a la historia de España, como los protagonistas  de la tercera República/Confederación de Repúblicas; o, cómo los culpables de un levantamiento civil pacífico, que pondrá fin al régimen autócrata/bolivariano, dependiendo de:

Primero; Última oportunidad de Felipe VI para abandonar su postura de inerte Jefe del Estado, imponiendo su derecho, mando y obligaciones, sin desobedecer cuanto recoge la Constitución.

Segundo; El posicionamiento y combate de Nuñez Feijoo, para decidir la defensa de la Constitución en España y la UE, junto con el bloque conservador de derechas que tanto rechaza.

Tercero: El alineamiento o conflicto interno de Ayuso/Feijoo, para recabar los apoyos necesarios y  decidir el liderazgo en el PP.

Más en Opinión