Garamendi llama “populismo” el aviso del Gobierno de subir el SMI más de un 4%

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, define como “populismo” la advertencia del Ministerio de Trabajo de que si la patronal no se aviene a firmar una subida del salario mínimo interprofesional (SMI) del 4% dicha revalorización será mayor. “¿Y por qué no es el 9% o el 15%?”, ironizó Garamendi.

El presidente de la CEOE hizo estas declaraciones en un almuerzo informativo organizado por el Club Siglo XXI, donde defendió que el Gobierno debe aplicar la subida que crea que es más adecuada para la economía y no jugar a imponer “un correctivo” a la CEOE.

“Lo que tampoco tiene mucha lógica, o ninguna, es que te digan, es el cuatro, vale. Pero si nos dices que no, entonces ya veremos cuál es”, insistió Garamendi, que se preguntó “¿cuál es el criterio del Gobierno?”.

En este sentido, puso en valor la propuesta de la CEOE para elevar el SMI en 2024, que pasaba por una revalorización del 3% y un 1% más a posteriori en función de la evolución de la inflación. Pero ello estaba supeditado a que el Gobierno indexara los incrementos del SMI al coste de los contratos públicos que se vieran afectados por este indicador, así como la aprobación de una bonificación del 20% de las cotizaciones de las empresas del sector del campo.

A su juicio, es una propuesta “coherente” , ya que está por encima de la inflación y en línea con el acuerdo general sobre convenios colectivos rubricado entre los sindicatos y la patronal el pasado mes de mayo.

“Aquí hay que hablar de cifras y de lo otro. Aquí hay que hablar de todo”, apuntó el presidente de la patronal, quien criticó que no haya habido un único criterio en el Gobierno ante su demanda de los contratos públicos, ya que Yolanda Díaz recogió su iniciativa pero María Jesús Montero la rechazó. “En este caso hay dos gobiernos o más”, espetó.

TERRITORIOS

Además, el presidente de la CEOE pidió que se aborde el impacto diferente que tienen las subidas del salario mínimo en los distintos territorios del país. “Todo el mundo, cuando hablamos del salario mínimo, piensa en Madrid, en Valencia o en Barcelona, y no piensa en Almendralejo”. Y es que, en su opinión, al responsable de un bar de Almendralejo, localidad de la provincia de Badajoz, “sí le influye esa subida del SMI de una forma estratosférica”.

Asimismo, recordó que los sindicatos apoyan su propuesta de ligar los contratos públicos afectados por las alzas del SMI a la evolución de este indicador, al tiempo que se mostró comprensivo con el hecho de que tanto CCOO como UGT pidan revalorizaciones mayores.

NO ES UN CHICLE

Por otra parte, Garamendi criticó que en ocasiones parece que “la economía es un chicle” y no es así. “Dos y dos son cuatro y no son siete ni tres”, ironizó el presidente de los empresarios españoles, para mostrar su “preocupación” por el exceso de déficit y deuda de “la mayor empresa del país, que es el Estado”.

Reconoció que en los últimos años estos indicadores han crecido por el impacto de la pandemia, pero señaló que la UE “nos va a seguir pidiendo” que reduzcamos el déficit y la deuda. De este modo, se desmarcó de quienes dicen que “todo está horriblemente mal” pero matizó que “tampoco está tan bien”.

“Y si todo está tan bien, ¿por qué seguimos aplicando tantas medidas extraordinarias?”, se preguntó Garamendi, quien explicó que “la inversión es lo que verdaderamente va a generar riqueza”. En su opinión, los datos de 2023 en la economía son “muy buenos” pero por el turismo y el consumo.

En su alocución, Garamendi destacó que en España “estamos muy por debajo” en innovación, para lo que dijo que es clave la formación. Así, comentó que faltan al menos 25.000 personas trabajando en el sector de la ciberseguridad y que hay compañías que tienen una carencia de unos 2.000 ingenieros o 600. Para ello, animó a que cada vez se formen más estas vocaciones y, especialmente, entre las chicas.

Asimismo, afirmó que hay casi tres millones de parados y, en cambio, faltan trabajadores. “Es un tema que tenemos que hablar conjuntamente y hablarlo entre todos”, añadió Garamendi, quien incidió en que es algo “que hay que trabajar” para que no se puedan “rechazar” empleos cuando se cumplen las garantías de los convenios colectivos.

INDUSTRIA

Otro de los retos manifestados por el presidente de la CEOE es el bajo peso que la industria tiene en el PIB en España que, según los objetivos marcados, debería haber llegado al 20% en 2020, y no ha sido así. Y ello, pese a que, según indicó, en las zonas con mayor peso de la industria hay empleos de “mayor calidad” y menores tasas de paro.

“Un punto de inflexión para nuestro país es hablar de la industria en serio”, apuntaló Garamendi, quien se felicitó por el hecho de que se haya prorrogado para este año la regulación actual del contrato de relevo.

Por último, Garamendi urgió a “abandonar” la “polarización” y pidió “defender las ideas con criterio, educación y moderación”, ya que “lo más importante para que un país funcione es que mantenga sus instituciones en orden, esa paz social y el diálogo entre diferentes”. En esta línea, volvió a expresar su “respeto” con la Constitución, la monarquía parlamentaria y el conjunto de las instituciones.

Más en Economía