Elecciones Vascas

El PP vasco pone condiciones para facilitar un gobierno del PNV

: Modificar la RGI y oposiciones en castellano

De Andrés participa en un acto electoral en Bilbao - Foto del PP vasco
photo_camera De Andrés participa en un acto electoral en Bilbao - Foto del PP vasco

El candidato del PP a lehendakari, Javier de Andrés, ha supeditado su apoyo a un eventual gobierno en minoría del PNV tras las elecciones autonómicas del próximo 21 de abril a que se replantee el sistema de la renta de garantía de ingresos (RGI), y a que el acceso al empleo público no esté subordinado al euskera.

Así lo avanzó en una entrevista en Servimedia, donde garantizó que el PP será “exigente” si se produce ese escenario, el cual De Andrés ve cada día más cerca. “Podemos ser muy influyentes. Tiene toda la pinta de que no habrá una mayoría absoluta, de que PSOE y PNV no van a sumar. Vamos a poder decidir, influir, centrar y equilibrar la política vasca”, auguró antes de admitir que también existe la posibilidad de un pacto entre PNV y EH Bildu.

“Las otras opciones es que el PNV gobierne con el PSOE y que lleguen a acuerdos todo el día con Bildu, que es lo que han hecho en esta legislatura. La otra alternativa es que haya un acuerdo PNV-Bildu y que de vez en cuando lleguen a acuerdos con el PSOE, pero no es lo que conviene. Esas son las opciones que hay”, planteó.

En este contexto, dijo que su aspiración es subir en escaños y votos, y admitió que si el PP no mejora en las urnas él se quedaría “insatisfecho”. Para lograr esta subida, De Andrés se presenta a los comicios como la “alternativa” a un PNV “que se ha colocado siempre a la izquierda” y ha priorizado a partidos como Izquierda Unida, PSOE o Bildu por delante del PP o Alianza Popular.

“Alternativa" al PNV 

“Nosotros tenemos que ir al votante vasco y decirle que su alternativa es el PP. El PNV está colocado con Bildu, con Podemos y con el PSOE, y va a seguir pactando con ellos. Tenemos que construir una alternativa centrada, que es la del Partido Popular”, declaró.

El PP vasco aspira así a pescar en el electorado del PSOE y también en el del PNV, ya que su votante “cada vez piensa más en su interés” y menos en las cuestiones identitarias. “Y ahí tenemos un espacio, porque en lo que está el PNV no es de interés para un gran parte de la población que les ha votado y que se siente defraudada”, señaló.

La pretensión, por tanto, es lograr el apoyo suficiente en las urnas para que el PP sea la llave de un gobierno en minoría del PNV apoyado también por el PSOE. Pero su apoyo no será ‘gratis et amore’ como en el Ayuntamiento de Vitoria, donde la alcaldesa socialista fue investida con su apoyo para finalmente pactar los presupuestos con Bildu, sino que estará condicionado principalmente a dos medidas.

Modificación del RGI 

En primer lugar, una modificación del RGI. Esta prestación económica mensual atiende las necesidades básicas de las personas y familias que no disponen de recursos suficientes para hacer frente a los gastos asociados a las necesidades básicas y que, según el Gobierno vasco, les ayuda a encontrar una salida laboral.

Para De Andrés, sin embargo, es un “gasto clientelar” que tachó de “inaceptable”. “No podemos seguir regalando una renta sin que haya contraprestación a cambio. No puedo estar apoyando un Gobierno que está dando rentas de hasta 1.700 euros y más a personas que no contribuyen a trabajar. Yo eso no lo voy a apoyar”, declaró.

En este sentido, hace unos días presentó su propuesta para modificar el sistema del RGI, con el objetivo de “evitar la cronificación de las personas desempleadas que se acomodan en el cobro de una renta y no se deciden a participar en el empleo”.

Para “estimular el mercado laboral” e “integrar a los inmigrantes en la sociedad”, defendió dividir el RGI en dos partes. Por un lado, para las personas que cobran la ayuda “por causas sociales”, y , por otro, mediante “un programa de integración laboral” destinado a las personas desempleadas que cobran la RGI y se encuentran en edad de trabajar.

Euskera 

El apoyo del PP también estará supeditado a la política lingüística. “No voy a apoyar un sistema funcionarial que limita el acceso a la función pública a decenas o cientos de miles de vascos porque no pueden acreditar el perfil de euskera”, advirtió De Andrés, quien defendió así un sistema con “los mejores profesionales”, más allá de sus conocimientos de la lengua vasca.

“La parte lingüística identitaria no puede tener el peso que tiene en este momento y que está sacando del mercado laboral a cientos de miles de vascos”, prosiguió el candidato del PP, que lamentó que haya pasado “inadvertido” el decreto del Gobierno regional que ha dado “una vuelta de tuerca” a las oposiciones, que podrán hacerse en su totalidad en euskera.

“Vamos a pedir que, para el acceso al trabajo, no haya un filtro lingüístico que está dejando fuera de la Función Pública a cientos de funcionarios”. “Lo que tenemos que hacer es evaluar la cualificación profesional y no otros elementos que no contribuyen a mejorar la sanidad, sino que pueden satisfacer otras expectativas políticas e ideológicas, pero no las del servicio público, que es lo que tiene que primar, particularmente en la sanidad”, apostilló.

Escuela Pública

Así las cosas, defendió un modelo educativo con un plan de estudios que ponga al euskera “en un punto relevante”, pero insistió en que “no puede ser un filtro” en el acceso al trabajo porque deja fuera a “gran parte de la sociedad”.

“Llevamos ya 40 años de escuela pública vasca y lo que ha conseguido está muy por debajo de las expectativas. Sigue habiendo muy poca gente titulada lingüísticamente en euskera y eso no puede dejar fuera al resto de la población”, añadió.

En este ámbito, reclamó que haya “libertad” a la hora de elegir el modelo educativo para los niños vascos, ya que “la realidad” contrasta con “la teoría” y, a su juicio, es prácticamente imposible estudiar castellano en Euskadi a pesar de ser la “lengua mayoritaria”.

“Si uno quiere estudiar en español igual tiene que hacerse 50 kilómetros o te colocan en un centro que está en un mal sitio de la ciudad y sin un equipamiento conveniente y moderno”, expuso. “Esto se debe una voluntad por parte del Gobierno vasco de minorar la demanda”, denunció.

Más en Política