Redacción - Servimedia

Nuevo reglamento europeo: transferencias bancarias serán inmediatas

Nuevo reglamento con el que los bancos y otros proveedores de servicios de pago (PSP, en inglés) tendrán que garantizar transferencias asequibles y procesadas al momento.
Billetes de euro - Foto de 123RF/vaksmanvm101
photo_camera Billetes de euro - Foto de 123RF/vaksmanvm101

El Parlamento Europeo adoptó este miércoles un nuevo reglamento con el que los bancos y otros proveedores de servicios de pago (PSP, en inglés) tendrán que garantizar transferencias asequibles y procesadas al momento.

El texto fue aprobado por el pleno con 599 votos a favor, siete en contra y 35 abstenciones. Las nuevas normas entran en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE y los Estados miembros dispondrán de 12 meses para aplicar el reglamento, según informó el Parlamento.

El reglamento actualiza las normas vigentes de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por sus siglas en inglés) y busca evitar esperas a los clientes minoristas y las empresas, especialmente las pymes, así como mejorar la seguridad de las transferencias.

La inmediatez de las transferencias deberá garantizarse con independencia del día o la hora y el dinero deberá llegar a la cuenta del destinatario en un plazo de 10 segundos. El ordenante también debe ser informado en un plazo de 10 segundos de si los fondos transferidos se han puesto a disposición del receptor.

Los países de la UE cuya moneda no sea el euro también tendrán que aplicar las normas cuando las cuentas ya ofrezcan transacciones regulares en euros, después de un período transitorio más largo. Habrá una excepción especial a la obligación de efectuar el pago en un plazo de diez segundos para dichas cuentas fuera del horario laboral, por el riesgo de falta de liquidez en la divisa europea.

Para garantizar la seguridad, los proveedores de servicios de pago deben aplicar medidas de detección y prevención del fraude, para lo que deben ofrecer, sin coste adicional, un servicio de verificación de la identidad del destinatario.

Como salvaguardia adicional contra el fraude, las entidades también deben permitir a sus clientes fijar un importe máximo para las transferencias instantáneas en euros, que podría modificarse fácilmente antes de ejecutar una nueva transferencia. De acuerdo a las nuevas reglas, si una entidad no cumple con sus obligaciones de prevención del fraude y esto provoca un perjuicio financiero, el cliente podrá solicitar una compensación.

Los proveedores de servicios de pago que ofrezcan transferencias instantáneas también deben verificar si alguno de sus clientes está sujeto a sanciones u otras medidas restrictivas relacionadas con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Los cargos aplicados por las transferencias inmediatas en euros no podrán ser superiores a los aplicados a las operaciones convencionales de transferencia no instantánea en euros.

Más en Economía