Feijóo: “Sánchez ha elegido acabar el año brindando con Bildu”

El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, acusó este jueves al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de situar al PSOE “fuera del constitucionalismo, del sentido común y de la dignidad” al "acabar el año brindando con Bildu” por aupar a los ‘abertzales’ a la Alcaldía de Pamplona.

“Hoy España no gana una alcaldía progresista, gana una alcaldía reaccionaria y pierde un partido de Estado”, lamentó el jefe de la oposición en su acto de balance político del año, en el que se mostró muy contundente con la moción de censura orquestada por PSOE y Bildu para desbancar a UPN del Consistorio de la capital navarra.

En un discurso que se prolongó casi 35 minutos y bajo el título ‘Una España sin muros’, Feijóo repasó un “año muy intenso políticamente” en el que “cualquier mes de este año” hubiera sido suficiente por sí solo para “hacer caer a cualquier Gobierno europeo”. Y avisó de que España entra en 2024 en plena crisis “económica”, “institucional” y “ética”. Esta última, “que es la más grave”, la enmarcó en la moción de censura de Pamplona, a la que dedicó la parte final de su intervención.

Acusó entonces a Sánchez de cruzar “todas las líneas” y lamentó que los ciudadanos cuenten con el Gobierno “más débil, con menos palabra y con menos crédito ético de la historia democrática” para afrontar la actual coyuntura.

Volvió a explicar el acuerdo en Pamplona entre socialistas y ‘abertzales’ en el “pacto encapuchado” entre Sánchez y el dirigente de Bildu, Arnaldo Otegi, y aseguró que “ni siquiera los españoles más opuestos a Sánchez podrían pensar” que el PSOE sería capaz de “dar” sus votos a Bildu para que gobierne en el ayuntamiento de la capital de Navarra.

“En nuestra opinión, Sánchez ha llevado al PSOE fuera del constitucionalismo, del sentido común y de la dignidad”, señaló antes de mandar un mensaje de solidaridad a Cristina Ibarrola, ya exalcaldesa de Pamplona.

COMBATIR LA “AMNESIA” EN 2024

Ante este panorama, Feijóo llamó a su partido a combatir “la amnesia” a la que Sánchez quiere someter a los ciudadanos en el año que arranca en apenas tres días. “El Gobierno quiere que 2023 sea un año para olvidar, pero nosotros vamos a tenerlo muy presente para la defensa de la igualdad, la libertad y la dignidad”, avisó.

En este sentido, recordó que durante este año el Gobierno ha suavizado los delitos de sedición y malversación, se “ha negado” a investigar en el Congreso la trama del conocido como ‘Tito Berni’, ha acordado con Bildu la retirada de la Guardia Civil de Navarra, ha tenido que reformar la ley del ‘solo sí es sí’ con el PP ante el ‘no’ de sus socios, y ha pactado la moción de censura de Pamplona con un partido que incluyó en mayo en sus listas electorales a condenados por delito de sangre.

Indicó también que Sánchez “mintió” a los españoles al prometer que no aprobaría una amnistía antes de las elecciones para después mandar al ‘número tres’ del PSOE, Santos Cerdán, a negociar con Carles Puigdemont el apoyo de Junts a su investidura, aprobó tres comisiones de investigación y compró “el relato” a sus socios de que “los jueces prevarican”, y rechazó los pactos de Estado que le propuso el PP.

CRISIS ECONÓMICA

En materia económica, presentó a España como el país “con más impuestos, más deuda, más déficit, más pobreza, más paro, más listas de espera en la Sanidad y más abandono escolar”, y aseguró que la economía española “es una de las peores de la Unión Europea”. “Imagínense que diría la izquierda populista si estos fueran los datos de un Gobierno del PP”, apostilló con sorna.

Feijóo cargó entonces contra el decreto anticrisis aprobado ayer por el Consejo de Ministros y confirmó que solo lo apoyarán si las medidas “realmente favorecen” a aliviar la situación de los hogares españoles. Para ello, insistió, es necesario deflactar el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) e incluir la carne y el pescado en la bajada del IVA de los alimentos. Con estas dos condiciones, dejó entrever Feijóo, el PP votaría ‘sí’ en el Congreso.

Sea como sea, el jefe de la oposición le recriminó a Sánchez la “trampa infantil” que ha montado al PP al excluirle de las negociaciones para acordar el contenido del decreto, en las que, según dice, sí han estado los socios parlamentarios del Gobierno, a los que reprochó que no le hayan pedido ninguna rebaja fiscal y solo hayan conseguido “muchos privilegios económicos” para sus territorios, así como “penales y antidemocráticos” para sus líderes.

RENOVACIÓN DEL CGPJ

Por último, volvió a aludir a la “grave crisis institucional que vive España” y aseguró que a Sánchez “le molestan los contrapesos que son esenciales en cualquier régimen democrático”, entre los que apuntó a la Fiscalía, el Consejo de Estado, RTVE, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Agencia EFE, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

A esta lista “realmente larga” añadió después a Hispasat y Correos tras los nombramientos de Pedro Duque y Pedro Saura, respectivamente, y afirmó que el PP “intentará evitar” que estas pretensiones de Sánchez de “controlar”, “intervenir” y “colocar” se repitan en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ya que la Justicia es “el último dique de contención” ante “cualquier Gobierno”.

Así las cosas, afirmó que el PP vigilará “de cerca” la renovación del órgano de gobierno de los jueces y su método de elección, más después de la “gran anomalía democrática” que supone que Sánchez sea “capaz” de “reescribir las sentencias de los jueces a medida de los intereses de los políticos que le otorgan la Presidencia del Gobierno” a través de la amnistía, que “deja sin efectos la separación de poderes” y “reescribe la historia” de España.

AÑO ELECTORAL

En este escenario, y con las elecciones gallegas en el horizonte, señaló que el 18-F será una oportunidad para enviar “un mensaje muy claro al conjunto de España”, que tendrá que elegir entre “estabilidad o inestabilidad”, y la Constitución y el Estatuto de Autonomía o “la ruptura, el abuso de poder, los cambios de opinión y los engaños permanentes del Gobierno”.

En este sentido, Feijóo se mostró convencido de que, después de que el PP se haya “afianzando como la casa común del constitucionalismo español en 2023”, 2024 será el año en el que esa “casa” se engrandezca “porque hay 47 millones de españoles en que necesitan otra vez volver al sentido común a la concordia y a la igualdad”.

Más en Política